MENU

Memoirs

Memoirs
Posted on 03/04/2016
Caroline Butler-Rahman
Spanish Language Arts, 6th-7th

As a final project for our “Memoir” unit, seventh graders developed memoirs focused on a crucial moment in their lives. The students chose unforgettable moments, explored their universal theme, included anecdotes and dialogue, and experimented with narrative techniques to create memoirs that touch the soul.

La naturaleza contraataca
By: Anna Lydia Betancourt

AnnaEra un día caluroso de verano, en el safari en Ruanda. Un safari es un viaje que tomas para ver animales únicos y bellos, como en la tele, sólo en la vida real. Habíamos estado en el jeep por horas esperando a ver animales, teníamos hambre y tábanos nos picaron por todo el cuerpo. Fue increíble ver a todos los animales libres y no aislados en una jaula que se ven obligados a comportarse, como un animal domesticado. Yo vi tantos animales, de hipopótamos a jirafas. El cielo fue rosado durante la puesta del sol. Todos los animales pararon de jugar y empezaron a buscar un lugar para dormir. Fuimos en el jeep por más de tres horas y me estaba cansando ya.

Estábamos llegando a la parte en donde se vira a un camino diferente y me moría de ganas de saltar fuera del coche y correr hacia el hotel. Mi hermano estaba tratando de enfogonarme. Él estaba jalando mi pelo y tratando de patear mi asiento en el jeep.
-Goooooleee gooooleeee, goooleeeee goooo- Gritó Joey mientras que mi cuerpo se calentó con ira.

-Para de hacer eso- aullé mientras mi mano se formó en un puño.
Me sentía agradecida. Estábamos casi de regreso cuando doblamos la esquina y un elefante grandísimo estaba bañándose. El estaba furioso, tenía colmillos afilados, y estaba listo a cargar.

-¡Ahh!- todos exclamamos.

- ¡Vamos!- gritó la guía mientras aceleró el jeep.

El jeep paró de virarse y nos escapamos al otro camino más largo en apuro, como un carro en el carrera del Indianapolis 500. El elefante, asustado, empezó a correr hacia el jeep rápidamente y a tratar de cargar hacia nosotros. El elefante se paró, sus pezuñas comenzaron a dar zarpazos contra la arena y de repente, empezó a caminar lejos, en la dirección opuesta. Luego de todo ese terror, nos dijeron que el elefante tenía nombre, fue Mutuare (Moo-tuah-reh). Mutuare era conocido por destruir jeeps y tenía problemas de agresión. El propietario de Mutuare fue llevado la cárcel por algo ilegal y eso lo afectó mucho porque le hacía mucha falta. Mutuare también tuvo experiencias traumáticas con sus relaciones elefante a elefante. Otro elefante masculino le robó su novia. Mutuare lo había pasado duro.

Casi me salté del carro cuando vi que Mutuare corría hacia nosotros. Yo me sentía asustada y confundida. Mi hermano empezó a llorar. Alrededor de sus ojos, había una línea rosada y su cabeza fue azul como el cielo. Yo le tenía mucha pena. Sólo tenía seis años y el elefante lo asustó mucho.

-Estamos bien Joey, estamos bien- yo le dije inseguramente
No sabía qué iba a pasar por el resto del viaje, pero yo estaba lista.

La guía nos explicó que el elefante nos obligó a tomar otra ruta que era más larga que el camino original. Fue un día muy caliente, de casi cien grados en el jeep. Tuvimos que abrir las ventanas y dejar que aire fresco entrara porque no tenía aire acondicionado. De repente, vimos un enjambre de moscas fuera de la ventana, como una nube oscura en un día lluvioso. Cientos de tábanos entraron en el jeep. Más tarde, supimos por las mordidas en nuestros cuerpos que de hecho, los tábanos muerden también.

Finalmente, llegamos al hotel. Eran las seis de la noche y empezamos el safari a las dos de la tarde. Fueron casi cuatro horas de nuevas vistas, experiencias y terror. Yo había tenido una experiencia excepcional. Ruanda es bello. Vi a cientos de animales libres y felices a diferencia de sus tristes espaldas en los zoológicos de los Estados Unidos. Vi a cebras que no fueron usados para alfombras y monos que no fueron vistos desde un cristal. Todos los animales fueron contentos con sus familias y sin los humanos ahí para destruir y contaminar sus hábitats. Fue algo seriamente increíble. Los humanos piensan que pueden controlar y dominar a la naturaleza, pero es falso. Si tienes un barco insumergible pero llega una tormenta, lo destruye. Aunque la naturaleza es increíble, cuando menos te lo esperas, contraataca.